Alcohol de ajo: insecticida, repelente y fungicida, casero y ecológico

Alcohol de ajo: insecticida, repelente y fungicida, casero y ecológico

Manteniendo la biodiversidad, tierra sana y las buenas prácticas de riego, no deberíamos tener problemas en nuestra huerta, pero si algo se sale de control (ejemplo: nuestras patatas se llenan de escarabajos),  a nadie le gusta que sus plantas se vean afectadas y que el tiempo y agua invertida en ellas se pierda. Hace tiempo que busque algo que sirviese para uso general, como insecticida, repelente y hasta fungicida, fácil de elaborar, barato y totalmente inocuo para el medio ambiente. Después de probar otras cosas que son buenas pero más complicadas, di con esta fórmula que por simple y útil ha sido la ganadora.

Preparación:

Los ingredientes los podemos encontrar en casa, en nuestra cocina. Un poco de ajo (5 o 6 dientes para una botella de 1/2 litro), agua (el 50% de la mezcla), alcohol blanco de 96°, o sea el que se vende en la farmacia, (el otro 50% de la mezcla) y un chorrito de detergente de la cocina biodegradable (se puede substituir por cualquier barra de jabón rallado, puede ser una barra hecha de aceite usado reciclado.

Se prepara simplemente pelando y picando un poco los ajos, los ponemos en el envase con el alcohol y lo dejamos reposar. Al día siguiente le agregamos el agua y el detergente. En cuanto al envase se puede reutilizar cualquier botella aspersora/pulverizadora de limpiadores multiusos o limpiacristales, que en general no son más que alcohol con detergente que nos venden a precio de oro.

Lo he probado con un poco de todo y funcionó con pulgones, hormigas, avispas, cochinillas, mosca blanca y algunos más cayeron con este preparado. Como mencioné, es barato, fácil y de amplio espectro, no es la mejor solución ya que es un método invasivo pero cuando no queda otra o no hay tiempo, es una opción rápida y comprobada.

Yo lo preparo cuando lo voy a usar, y dura bien varios días sin necesidad de refrigerar. Si me sobra y no lo pienso usar pronto, se puede mantener varios meses si lo conservamos lejos de la luz y con frío.

El jabón es para que se adhiera a las hojas y dure más tiempo, el ajo es insecticida, repelente y fungicida, además es fácil de cultivar (una buena práctica es cultivarlos por ejemplo alrededor de la patatas y así evitamos escarabajos que gustan de estas), el alcohol es un vehículo para extraer todo el poder del ajo y además aporta lo suyo como va diluido no quema ni hace daño alguno a la planta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.